iStock_000037292330_Medium.jpg

REDISEÑO ORGANIZACIONAL

Una reorganización, no es sólo una manera saludable de renovación,  sino un imperativo para la economía digital

Los esfuerzos que conlleva una reorganización suelen ser complejos y caóticos. La manera en que LAM enfrenta estos esfuerzos se enfoca en la toma de decisiones, lo cual ayuda a asegurar que los cambios organizacionales tendrán los efectos deseados: un mejor rendimiento.

Los directores generales usualmente piensan que un cambio estructural en la organización generará un mejor rendimiento, sin embargo, un estudio basado en más de 50 reorganizaciones muestra que la mayoría de estos esfuerzos no generaron ningún efecto significativo en el rendimiento.

Existe una razón por la que esto sucede. El factor clave para que una organización tenga un buen rendimiento es su habilidad de tomar y ejecutar las decisiones clave adecuadamente. La mayoría de las reorganizaciones (implementadas sin tomar en cuenta estas decisiones), no cambian lo que necesita ser cambiado. Muchos problemas que enfrentan las organizaciones pueden resolverse al diagnosticar y solucionar la dificultad de toma de decisiones, sin la problemática y el gasto de una reorganización.

Pero algunas veces, la forma en la que está estructurada la organización realmente impide una buena  toma de decisiones y su ejecución, por lo que es necesaria la reorganización. La clave está en implementar una reorganización dirigida por la toma de decisiones.

transformacion-digital-rediseño.png

¿Qué hacemos?

Ayudamos a nuestros clientes a:

  • Identificar las decisiones clave de tu organización. Éstas incluirán las grandes decisiones estratégicas que se hacen a nivel directivo y algunas de las decisiones operativas diarias tomadas por las personas al frente de la operación.

  • Una organización horizontal. El diseño organizacional horizontal,  permite tener una jerarquía virtual, que ayuda a crear nuevos niveles de comunicación dentro de la organización. Una organización con diseño horizontal es el camino hacia la innovación. Piensa en organizaciones como Google, Apple, Twitter,  lo que las hace ser organizaciones tan innovadoras, es su diseño horizontal.

  • Determinar dónde dentro de la organización se deben tomar esas decisiones. Algunas decisiones como la inversión de capital que usualmente le pertenece al corporativo central, son fáciles de tomar. Sin embargo existen muchas otras que requieren de una evaluación más minuciosa.

  • Estructurar la organización alrededor de sus fuentes de valor. Por ejemplo, si diferentes segmentos de clientes requieren diferentes tipos decisiones, tal vez deberías de estructurar la organización alrededor de estos segmentos, siempre con un enfoque en el cliente.

  • Empowerment (Empoderamiento). El nivel de autoridad que necesita cada persona que toma decisiones y entregárselas sin importar su nivel dentro de la organización.

  • Ajustar otras partes del sistema organizacional como sea necesario. Un cambio en la estructura puede requerir cambios en los roles de quien toma las decisiones, incentivos y similares.

  • Dar a los gerentes las herramientas necesarias para tomar decisiones rápidas y eficaces. Una organización inteligente se asegura de dar a su gente las habilidades necesarias para que tome y ejecute las mejores decisiones posibles.

 

¿Tienes una estructura organizacional que permite derribar barreras a las nuevas ideas e innovación para la economía digital?