cultura.jpg

CULTURA DE ALTO RENDIMIENTO

Permite a las organizaciones ser más ágiles, dinámicas y resilientes en la era digital.

La cultura de una organización es la ventaja competitiva real con la que cuenta, debido a que determina cómo se hacen las cosas y cómo se comporta la gente: es algo muy difícil de replicar por la competencia. Líderes de alto rendimiento crean un ambiente único, con una personalidad y una esencia distintiva que permite a la gente tomar decisiones adecuadas no importa dónde estén dentro de la organización.

 

De cada 10 ejecutivos, 6 señalan a la cultura como el obstáculo más grande para la transformación digital.

Obstaculos-para-la-transformacion-digital.png

Lo que opinan los líderes contra lo que opinan los empleados.

agil y flexible. Lideres vs Empleados
Innovacion. Lideres vs Empleados
Beneficios-trabajador-feliz.png

Una verdadera cultura organizacional de alto rendimiento, provee a la organización de la mayor fuente de ventaja competitiva y es la base de la innovación. La cultura inspira a la gente a ir más allá de sus deberes, a arriesgarse, experimentar y a tomar buenas decisiones aún cuando no haya quien los vigile. Actualmente menos de un 10% de las organizaciones tienen éxito tratando de crear una cultura ganadora en la era digital y aquellos que lo logran, tienen dificultad en mantenerla.

Existen 2 características principales que tiene una cultura de alto rendimiento:

  • Cada cultura es única. Algunas organizaciones como IBM, GE, Unilever tienen una personalidad fuerte como organización; una fuerte esencia derivada de una profunda herencia. Otras organizaciones como Netflix o Google, crearon su propio sello distintivo. La combinación de valores, carácter, rituales y creencias generan una profunda empatía entre los empleados, haciendo su trabajo más significativo y gratificante.

  • Pero todas fomentan un conjunto de comportamientos similares. Aún cuando existan distintas “personalidades” corporativas, todas estas promueven patrones de comportamiento similares. Las personas dentro de estas organizaciones son apasionadas por triunfar. Están orientadas a seguir creciendo, se enfocan en sus clientes y su competencia, en vez de las políticas internas. Piensan como dueños y tienen tendencia a actuar ante las distintas situaciones. Construyen equipos de trabajo (colaboración) y están abiertos al cambio, características indispensables para la innovación.

Crear y mantener este tipo de cultura es todo un reto, pero es posible; el liderazgo es clave. Un cambio cultural no se puede realizar sin que los mismos líderes adopten el comportamiento y valores que desean generar en la nueva cultura. La manera más eficaz para transmitirla, es que tengan constantemente contacto directo con la gente, en especial con la gente clave que creen en la cultura y tienen un peso importante dentro de la organización, ya que serán los encargados de transmitirla a los demás. Estos no tienen miedo ante la necesidad de hacer cambios dentro de la organización para apoyar la nueva cultura, por ejemplo: modificar los incentivos, reasignar quien toma las decisiones o cambiar los procedimientos. Y constantemente revisan que el desempeño siga manteniéndose alto conforme la cultura avanza y evoluciona.

¿Tienes una Cultura de Alto Rendimiento? ¿Te gustaría crearla?